Cómo detectar la Retinopatía Diabética

Clínica Guillen Tamayo

La retinopatía diabética (RD) se presenta en pacientes con Diabetes Mellitus y es la causa más frecuente de ceguera entre personas entre los 20 y 65 años. El avance de la diabetes causa daños en los vasos sanguíneos que alimentan la retina afectando al tejido que se encarga de la recepción de luz, lo cual produce deterioro de la vista haciéndola borrosa.

El avance de la RD es silencioso y no presenta síntomas en sus etapas tempranas. Sin embargo, su progreso es peligroso ya que puede causar severos daños en la retina y provocar un cuadro irreversible de ceguera. Por esto es necesario y obligatorio que el paciente con diabetes se realice pruebas periódicas de fondo de ojo para controlar la aparición o avance de la RD.

Si bien la enfermedad no presenta síntomas al principio, el paciente debe estar atento a los cambios que se producen la visión. La Academia Americana de Oftalmología lista los siguientes síntomas a tomar en cuenta:

  • Manchas, puntos o algo similar a hilos de telarañas oscuras flotando en la visión
  • Visión borrosa
  • Visión que cambia periódicamente de borrosa a clara
  • Áreas oscuras (completa o parcialmente) en el campo de visión
  • Mala visión nocturna
  • Colores que aparecen descoloridos o diferentes
  • Pérdida de la visión

Tenga o no los síntomas o molestias indicadas en la lista, si usted padece de Diabetes es muy importante que solicite a su médico realizar los exámenes correspondientes para descartar o detectar a tiempo la RD y evitar la pérdida de la vista. Así mismo, el control estricto de la diabetes y un estilo de vida sano y activo son armas potentes para no dejar que la enfermedad afecte su visión. El control del azúcar en la sangre es especialmente importante en este punto, ya que la claridad de la visión dependerá del estricto monitoreo de azúcar en la sangre.

Por otro lado, el embarazo también es un desencadenante de la RD en pacientes con Diabetes Mellitus, si usted está embarazada es necesario que lo comunique a su oftalmólogo para que pueda establecer un cronograma de revisiones durante todo el proceso de gestación.

El tratamiento de la RD consiste en una o varias  intervenciones con láser. El especialista también puede optar por las inyecciones intravítreas de medicación antiangiogénica como complemento de los procedimientos con láser. Finalmente, se pueden usar corticoides dentro del globo ocular.