Prevención: clave para la salud ocular infantil

Clínica Guillen Tamayo

El cuidado de la salud visual infantil es clave en sus primeros años. En el Centro Oftalmológico Guillén Tamayo nuestros especialistas recomiendan realizar revisiones preventivas desde el nacimiento. Mientras más temprano se identifique un problema en la visión del niño o niña, tendrá más posibilidades de que el tratamiento sea exitoso y asegure su desarrollo integral.

1 de cada 10 niños presenta algún problema de visión durante el primer año de vida, por lo que los exámenes  durante este periodo de tiempo son muy importantes para detectar diversos problemas oculares o patologías como la retinopatía de la prematuridad, estrabismo, hipermetropía, miopía o astigmatismo, entre otras. Por otro lado, es necesario que los padres tengan en cuenta los problemas visuales congénitos que han podido heredar a sus hijos y brindar esta información al especialista para realizar los exámenes correspondientes.

Los ojos evolucionan hasta los nueve años por lo que se recomienda a los padres enfocar los principales cuidados durante los dos primeros años de vida y establecer revisiones anuales a partir de los tres años. Otro punto importante a tener en cuenta es el inicio de la etapa escolar, se recomienda una revisión oftalmológica completa antes de comenzar las clases y al finalizar el año escolar.

Finalmente, la observación y comunicación de los padres hacia sus hijos son fundamentales para identificar problemas visuales. Si el niño aún no habla o no puede describir exactamente la molestia que tiene es papel de los padres (o educadores) estar atentos a las señales que el infante les brinde, por ejemplo:

  • El niño se sienta muy cerca al televisor
  • Tiene dolores de cabeza y fatiga visual
  • Se acerca mucho a los libros al leer o al escribir
  • Entrecierra los ojos para ver de lejos
  • Tiene sensibilidad a la luz
  • Pierde interés en la lectura

Si estos problemas son detectados a tiempo será posible solucionarlos o tratarlos con rapidez para que no sean un impedimento durante la edad adulta. Recordemos que una sola consulta brinda abundante información a los padres y al médico sobre la salud del niño y que desarrollar hábitos de prevención es la mejor arma para asegurar su calidad de vida.